En un país tan dado al olvido y a la mala memoria, cada vez que cantemos La Joya del Pacífico y el Iquique jamás te olvidaré, un  rumor de olas de Cavancha y de Las Salinas, del Bar Inglés y del Roland Bar, le estarán homenajeando.

Ahora que Valparaíso es Patrimonio de la Humanidad, los porteños entre otras tantas obligaciones, deberán rescatar del olvido a Víctor Acosta.

 

Iquique, jamás te olvidaré
Víctor Acosta

Es un amor que nunca olvidaré
entre mi pecho vive escondida.
Puerto de Iquique
tú bien lo sabes
que yo jamás, jamás te olvidaré
Recuerdo yo aquellos días
tan felices en pleno carnaval
recuerdo yo aquellos bailes
tan hermosos en el viejo Nacional.
Es por eso que viven en mi mente
los recuerdos que nunca olvidaré
Iquique como te recuerdo
y jamás yo te olvidaré.

Pueblo iquiqueño yo te recuerdo
cuando en Cavancha enterrábamos el Carnaval.
tanto amigos, yo los recuerdos
cuando en las noches bailábamos
en el Shangai
Recuerdo yo esos días tan felices
en pleno Carnaval,
recuerdo yo aquellos bailes
tan hermosos en el viejo Nacional

Es por eso que viven en mi mente
los recuerdos que nunca olvidaré
Iquique, glorioso te recuerdo
y jamás te olvidaré.

 

 

La Joya del Pacífico
Víctor Acosta

Eres el Arco Iris de múltiples colores
tú Valparaíso puerto principal
sus mujeres son preciosas margaritas
son sirenas encantadas de tu mar.

Al mirarte de Playa Ancha lindo puerto
ahí se ven las naves al salir y al entrar
y el marino canta esta canción
yo sin ti ni vivo puerto de mi amor

Del cerro Los Placeres yo me pasé la Barón
me vine al Cerro Alegre detrás de un amor
se fue al Cordillera y yo siempre detrás
porteña buena moza no me hagas sufrir más.

De mis primeros años yo quise descubrir
el misterio de tus cerros jugando al volantín
como mariposas que salen de las rosas
corrí por los cerros hasta el último confín.

Yo me ausenté de ti puerto querido
y al regresar de nuevo me puse a contemplar
la Joya del Pacífico te llaman los marinos
y yo te llamo encanto como Viña del Mar.

La plaza de la Victoria es su centro social
la Avenida Pedro Montt como tú no hay otra igual
más yo quisiera cantarte con todo el corazón

Torpedera de mi ensueño, Torpedera de mi amor.