No se cuando aparecieron las cerraduras en Iquique y con ellas, las llaves. Por crónicas antiguas se colige que las puertas se amarraban con pitas y se abrían hacía afuera. Tal vez las casas de Baquedano fueron las primeras en usarlas. Por dentro, el picaporte, la tranca servía para asegurarse de visitas no deseadas.

Eran llaves largas y bonitas. Huecas por dentro. Las casas tenían una sola, por lo que hay que suponer que no había necesidad de tener un llavero. Se metía en el bolsillo y ya.

Ignoro, además, cuando se empezó a masificar el cambio de cerraduras que dieron origen a las actuales llaves: pequeñas y planas.  Y junto a ella el servicio de la copia de llaves, cambios de cerraduras. Aparecen los cerrajeros.

La señal de que se había alcanzado cierta edad, y con ello suponiendo responsabilidad, nuestros padres nos entregaban una copia de la llave, coincidía, a veces, con la primera afeitada. “No te olvides de llevar la llave” se anunciaba desde la cocina. Y la llave llamaba al llavero. No había monedas en los bolsillos, pero si llaves. El ingenio se las arreglaba para hacerlo de todo tipo. Se trenzaban unos cables de colores que se exhibía con orgullo local. Al ir a la playa, amarrarnos la llave al delgado cordel que había imposible que el traje de baño se saliera al capear la tercera ola. La playa era el lugar donde más se encontraban llaves perdidas.

Con el puerto libre de Arica, la Zofri, Tacna los llaveros se han masificados. Habría que hacer una exposición de los muchos que hay. Los de San Lorenzo, me encantan. En los cementerios hay nichos con rejas que buscan su llave. La maldad extrema era introducir fósforos en su ranura.

Los diarios de vida que usualmente era para mujeres y de color rosado tenían un pequeño candado que se abría con un pinche. Se suponía que los varones no teníamos vida privada, y si la teníamos no tenía que escribirse.

Hay gente que colecciona llaves y candados antiguos. Nada mejor que el pasado ante tanta incertidumbre.

Publicado en La Estrella de Iquique el 10 de enero de 2021, página 11