El arte tiene la particularidad que nos ofrece, entra otras tantas cosas, imágenes del mundo. Pero no son fotografías de la realidad. El arte no la traduce  tal cual es. Para eso está la ciencia, si es que lo puede hacer. Milena Mollo, en su exposición “A través de lo andino” recrea de un modo magistral esa complejidad que se llama mundo andino. Recrea, no refleja, insisto.

En efecto, en sus artefactos queda claro que la apuesta es por el mestizaje cultural. Lo andino no se puede entender sin sus conexiones múltiples y complejas y hasta veces contradictorias con la ciudad. Es más, hay que abandonar esa tediosa dicotomía entre lo urbano y lo rural, entre lo andino y lo no-andino. Lo andino es por hoy, mezcla reposada a veces en vasijas de barro, en otra mezcla rabiosa que se expende en el Terminal Agropecuario. Lo andino es celebración, pero también duelo.

Milena Mollo,  es un poco de eso. Es también mezcla. Y desde esa condición crea, conjuga y armoniza. Lana de llama  y pino oregón, los dos puentes, entre tantos otros,  de nuestra identidad, se dan cita para hablar de ese pasado tan presente, que nos reclama mayor atención.

Lo de ella es la construcción de artefactos que hablan por si mismos. Por ello, guarda su voz y evita los adjetivos.  Sabe que su lengua habita en sus productos. Sabe que sus telares tienen voz propia. Sabe que el pino oregón, respira por sus propios poros. El discurso de la Milena es el textil y la madera y otras veces -y cómo no- el aluminio. La coexistencia del pino oregón con el  aluminio, puede ser vista también como una metáfora más de nuestra identidad cultural.

Milena Mollo viene con su pelo negro y su voz serena a hacerse presente en este vasto territorio de la cultura local. Territorio cada vez más ancho y menos ajeno. Geografía generosa, a veces…

Enhorabuena la Unidad de Cultura del Gobierno Regional de Tarapacá, a través del concurso  “Pequeñas Iniciativas Culturales” premió a esta artista iquiqueña para que muestre su obra a lo largo y ancho de la región. 

El pino oregón, el textil y el aluminio, la triada de nuestra cultura podrá reencontrarse con sus autores. Le agradezco a  Milena su arte y su vocación. Y sobre todo su relectura de lo que somos.

Publicado en La Estrella de Iquique, el 29 de mayo de 2000, página A-14.